Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información en Uso de cookiesx

Portal turístico del Ayuntamiento de Pamplona

Área profesional

Material prensa

Faltan

Lugares de interés

Visita el mapa para ver los principales monumentos, las iglesias o propuestas de rutas por la ciudad.

Ir al mapa

Recorrido del encierro

Del 7 al 14 de julio, a las 8 de la mañana, toros y corredores recorren los 848,6 metros que unen la Cuesta de Santo Domingo con la Plaza de Toros. Este recorrido se divide en ocho tramos.

Santo Domingo. 280 metros

Entre los corrales y la Plaza Consistorial. De pendiente pronunciada. Los toros tienden a agruparse. Es uno de los tramos más violentos y peligrosos, especialmente en el tramo final de entrada a la Plaza.

Plaza del Ayuntamiento-Mercaderes. 100 metros

Uno de los tramos menos peligrosos, a pesar de que técnicamente es el mas complicado por su doble curva. Supone un desahogo para el corredor por ser un espacio amplio que permite correr. Presenta enclaves múltiples para refugiarse.

Curva de Estafeta.

La calle Estafeta comienza con un giro de 90 grados a la derecha, hecho que provoca que los toros resbalen y vayan a parar contra el vallado exterior. El corredor debe tomar la curva por el ángulo corto si no quiere verse atrapado.

Estafeta-Bajada de Javier

Ligera pendiente del 2%. Largo y estrecho, es uno de los tramos más concurridos. No hay otros refugios que los portales.

Bajada de Javier-Telefónica

El trote de la manada se aminora notablemente. Existe la posibilidad de que se disgregue y queden toros sueltos. Todo ello lo convierte en un tramo peligroso.

Telefónica.

Apenas 100 metros que dibujan el final de un embudo, perfilado por un doble vallado de madera. El cansancio ralentiza aún más la carrera y favorece su desmembramiento, situación peligrosa por excelencia. El lugar preferido de los “divinos” y de muchos inexpertos.

Callejón.

Tramo descendente hacia la Plaza de Toros en forma de embudo. Muy temido por el riesgo de montones humanos.

Plaza de toros

Por el centro se deja paso libre a los toros, de los que tiran los cabestros y a los que conducen los dobladores. La proliferación de inexpertos y ‘patas’, más exhibicionistas que otra cosa, ha hecho peligroso un tramo que no lo era.

¿Cuál es tu valoración para esta página?
Nos interesa tu opnión.
¿Necesitas un sitio para dormir?